En los últimos años, al reto de encontrar piso se le suma el de amueblarlo y meterse dentro con todo lo que queremos o necesitamos. Y es que cada vez más, los pisos tienden a espacios únicos y de apenas 40 ó 50 metros cuadrados, y aunque puedan ser muy modernos y acogedores, también pueden ser difíciles de decorar sin que parezcan aún más pequeños ni un verdadero caos.

Si ese es tu caso, toma nota, porque aunque pueda parecer poco menos que imposible, con algunos sencillos trucos es posible convertir pequeños espacios en grandes hogares.

Empieza por crear mayor sensación de espacio:

1. Si las habitaciones te parecen pequeñas, elimina barreras. Tira tabiques que no sean necesarios y elimina puertas donde no vayas a usarlas. O si no quieres quitar las puertas, también puedes ponerlas transparentes o correderas, que ocupan mucho menos.

2. Apuesta por las paredes blancas o de colores claros. Aunque te guste el colorido, contribuirán a dar más sensación de luz y de espacio.
3. Pon espejos para crear sensación de profundidad y juega con los muebles y los objetos de cristal.
4. Aprovecha al máximo la luz natural y juega con puntos de luz artificial en rincones o techos para crear ambientes.
5. No uses tejidos pesados. Las cortinas, alfombras y cojines, mejor de tejidos ligeros que no parezca que ocupen espacio.

Cocina pequeña, optimizar el espacio

En los espacios pequeños, “menos es más”:

6. A menos cosas, más espacio: pon solo aquellos muebles que realmente necesites.
7. Busca muebles de diseño sencillo, líneas rectas y que sean funcionales o multifuncionales. No hay mejor invento para los espacios pequeños que las camas con canapé, los taburetes con almacenaje, las mesas extensibles o los sofás cama, y los hay para todos los gustos y de todos los precios. Si los techos son altos, también puede ser útil poner una cama elevada.
8. Olvídate de las clásicas habitaciones y dales más de una función: Por ejemplo, un despacho o un vestidor con una cama abatible pueden ser un magnífico cuarto de invitados, o una cama elevada con una mesa debajo puede ser un dormitorio y un espacio de trabajo.

No pongas límites a la imaginación cuando se trate de almacenaje:

9. Utiliza rincones y espacios poco convencionales para poner estantes o baldas: los rincones, los cabeceros de las camas o encima de las puertas pueden ser sitios ideales para poner estantes o baldas. Con un poco de gracias, además de útiles, quedarán decorativos.
10. Convierte en aliados los colgadores múltiples o los ganchos en el interior de las puertas de los armarios, son muy útiles en los pequeños espacios.

Nuestro equipo de profesionales de NEXDOM son expertos en distribución de espacios para obtener la mayor funcionalidad en una vivienda.