Pide presupuesto
Ver proyectos

Siempre se ha dicho: la primera impresión cuenta. Cuando se trata de tu vivienda, la carta de presentación que das a tus invitados es el recibidor. Aunque en el mundo de la decoración  suele ser el gran olvidado, hoy aprenderás a sacarle partido a un espacio con mucho potencial.

¿Cómo decorar un recibidor pequeño?

Cómo acertar con la decoración de la entrada de casa

Antes de vestir el hall debes tener claros tres objetivos distintos: que sea práctico con tus necesidades, afín a tus gustos y que diga mucho de ti a los invitados.

Sé práctico

Para la primera cuestión debes considerar qué elementos y objetos te son útiles cuando entras o sales. Por ejemplo, si te gusta descalzarte para ir por casa, en tu recibidor no puede faltar un mueble zapatero. O si tienes niños, necesitarán un lugar donde soltar la mochila cuando vuelvan del cole. De nada sirve que la entrada sea estética si no te resulta funcional.

Otro punto importante es la iluminación: tienes que ver sin llegar a cegarte. Una buena opción es ubicar sobre la consola o aparador una lámpara de mesa que aporte una luz cálida, indirecta y acogedora.

Por último, no olvides dejar, al menos, 90 centímetros de ancho para pasar cómodamente. A partir de esta medida podrás elegir muebles con mayor o menor fondo.

Define tu estilo

En lo que respecta a la estética, has de delimitar el estilo que vas a seguir. ¿Un truco para no romper la continuidad en tu vivienda? Intenta que la decoración que emplees en el recibidor siga la línea de la que tienes en la sala de estar.

Pero para decidirte por un mobiliario u otro, lo principal a considerar es el espacio del que dispones. A partir de los metros que tengas podrás elegir más o menos muebles de tamaño variable. Pero tener un recibidor pequeño no significa renunciar a ciertas cosas. Hay multitud de muebles que combinan las funciones de un aparador, zapatero y perchero. Incluso un baúl puede servirte como elemento decorativo distintivo, espacio de almacenaje y banco donde descalzarte.

Añade los objetos justos para no recargar la entrada. Escoge un solo elemento que sobresalga (como un ramo de flores con un jarrón bonito) y apuesta todo al blanco para que el espacio parezca más amplio.

Te interesa: Tendencias en decoración para la temporada otoño-invierno

decoracion-entrada-casa

Apuesta por los detalles

Para el tercer punto es fundamental que haya algún elemento que dé pistas sobre tu personalidad. Por ejemplo, un papel pintado atrevido, una alfombra de rafia «todoterreno» o un espejo con marco dorado de inspiración rococó. La clave está en incorporar un objeto decorativo potente que acapare la atención de todo el que entre. ¿Lo que nunca falla? Una pared con un mosaico de fotografías familiares y un ambientador con una fragancia que permanezca en la memoria.

¡Más ideas para decorar tu pared!

decoracion-entrada-casa

No tengas miedo a arriesgar con la decoración de la entrada de la casa. Ten en cuenta que es un espacio de paso en el que no permaneces mucho tiempo, por lo que no te dará lugar a cansarte.

decoracion-entrada-casa

Pide presupuesto