Tal vez no tengamos un gran recibidor pero podemos tener grandes ideas para aprovechar el espacio. Toma nota de estas claves para ponerlas en práctica y conseguir una entrada más acogedora y llena de estilo.

Decorar recibidor pequeño

Un recibidor pequeño también puede ser perfecto

Cuando apenas tienes espacio, lo más importante es que los muebles sean versátiles y multifuncionales. Cada detalle cuenta así que si puedes utilizar una misma pieza para varios objetivos, mejor. Es mejor tener un mueble que sea realmente útil y evitar llenar demasiado el recibidor con otras piezas auxiliares. Cuánto más espacio visual, mejor.

Con los muebles a medida, puedes sacar el ingenio y convertir un cubreradiador en una consola ad hoc. Apoya un espejo y ampliará la sensación de espacio y luz. 

Ten siempre en cuenta la distribución. Esa es una de las claves de éxito: que cada mueble esté en el lugar adecuado.

Ideas para recibidor pequeño

Por poco espacio que tengas, siempre puedes colocar una balda en la pared para dejar las llaves, por ejemplo. También te servirá como punto de apoyo de los elementos decorativos: flores, velas o fotografías. Por otra parte, tener un colgador en el hall siempre es una buena idea. Para que ocupe menos, puedes colgarlo justo en la puerta de entrada.

Los zapateros también son protagonistas en la entrada de casa. Como suelen ser muebles estrechos, no ocupan demasiado espacio visualmente y además, cumplen una función muy importante de almacenamiento. Ideales para los pasillos largos en los que, además, puedes colocar un cuadro u otros elementos decorativos encima. Otra alternativa es el banco zapatero, que sirve tanto para guardar zapatos y descalzarse como para tener a mano un sitio en el que prepararse para salir de casa o dejarlo todo, al llegar.

Decoración recibidor pequeño

El recibidor también forma parte de la casa así que debería respirar la misma decoración o, por lo menos, tener su personalidad. Es fácil conseguirlo con un papel pintado, un recurso que solemos recomendar porque es fácil, rápido y tiene grandes resultados. Empapelando el hall, conseguiremos estilo y calidez. El mismo efecto consigue una pared de ladrillo cara vista. No necesita más elementos para destacar.

Si entre el recibidor y el resto de las casas hay una puerta, puedes cambiarla por una acristalada, que permite que los espacios queden más conectados y que la luz circule mejor.

Las piezas de estructura limpia e inspiración nórdica amplían ópticamente el espacio y consiguen una composición más depurada.

Decoración recibidor pequeño

La primera impresión cuenta cuando se trata de decorar el recibidor. Ahora, aunque sea pequeño, ya sabemos cómo cuidar su decoración y sentirnos a gusto nada más llegar a casa.