Ya sea porque hace demasiado frío o demasiado calor, la climatización es un elemento imprescindible en cualquier hogar. Para conseguir la temperatura adecuada, es de vital importancia tener algún sistema de frío o de calor.

No hay solo un sistema de climatización para el hogar: la caldera, el aire acondicionado, las bombas de frío-calor… Los más populares son la calefacción de gas natural y el aire acondicionado. Si no estás seguro de cuál es el que más te conviene, en Nexdom podemos ayudarte según tus preferencias, necesidades y las características de tu vivienda.

Te interesa: en Nexdom te ofrecemos las mejores soluciones para la climatización de tu vivienda

sistemas de calefacción

Sistemas de climatización del hogar

Calefacción de gas natural

La calefacción con gas natural es la más popular en los hogares de nuestro país. En este sistema, hay una caldera que calienta el agua. Después, esta circula por las tuberías hacia radiadores o hacia una instalación de suelo, desde donde luego se emite el calor.

Aire acondicionado

Para el verano, el sistema de climatización más popular es el aire acondicionado, que en los domicilios privados puede ser con split, un aparato compresor, o por conductos. Una de las ventajas de estos sistemas es que pueden emitir también calor, así que si no podemos permitirnos instalar tanto la calefacción como el aire acondicionado, puede ser una buena opción. 

¿Necesitas asesoramiento personalizado para la climatización de tu hogar? ¡Contacta con nosotros!

En los hogares, es habitual que dispongamos de ambos sistemas de climatización, la calefacción de gas natural y el aire acondicionado. Ten cuidado si decides combinar ambos como fuente de calor, sobre todo si no cuentas con una solución multizona (es decir, un termostato conectado que te permita controlar la temperatura en cada una de las habitaciones), que es lo más frecuente.  Si enciendes el aire caliente en la habitación donde tienes el termostato, cuando alcances la temperatura programada, la calefacción se apagará también en el resto de la casa. 

sistemas de calefacción

Doble ventana o doble acristalamiento 

La mejor forma de conseguir la eficiencia energética en nuestro hogar es mejorar el aislamiento. Para ello, lo más importante son las ventanas, que es por donde escapa la mayor parte del calor. Para ahorrar en calefacción, conviene instalar una doble ventana o ventanas con doble acristalamiento. La doble ventana consiste en instalar, simplemente, dos ventanas independientes con su propio marco, una superpuesta a la otra, mientras que el doble acristalamiento es, como su nombre indica, un cristal de seguridad de tipo laminado que tiene una capa reflectante que mejora el control de la temperatura. Existen varias clases, incluidos los anti ruido, así como otros específicos con aislamiento término reforzado. 

Suelo radiante

Si estás preparado para hacer reformas, el suelo radiante es el sistema más eficiente energéticamente, y sirve tanto para calentar como para refrescar el hogar. Consiste en una instalación de tuberías bajo el pavimento por donde circulará el agua fría o caliente. Recuerda que el aire caliente se desplaza hacia arriba, así que climatizando desde el suelo cubres todas tus necesidades de calefacción. Es un sistema que mejora todavía más el aislamiento térmico de la vivienda y que es más seguro y más saludable, ya que no se generan corrientes de aire que reduzcan la humedad del ambiente. Y ¿lo mejor de todo? Consigues una temperatura mucho más uniforme y un ahorro en calefacción de aproximadamente un 30%. ¡Todo ventajas!

sistemas de calefacción

La ventilación mecánica controlada

Otra forma de ahorrar en calefacción es la ventilación controlada. Mediante un sistema de ventiladores y de filtros, este sistema calienta o enfría el aire que entra desde el exterior y extrae el aire enrarecido del interior, recuperando así parte del aire que ya ha sido climatizado. Gracias al recuperador de calor, el aire más caliente que se extrae de la vivienda aporta su temperatura al aire frío que se introduce, cosa que ayuda a mantener la temperatura.

Paneles y calentadores solares

Finalmente, si tu vivienda lo permite, no hay energía más eficiente que la solar: puedes instalar paneles solares que alimenten tanto los electrodomésticos como el agua caliente en el tejado de tu casa (la instalación de una vivienda unifamiliar oscila entre los 4.000 y los 8.000 euros, pero el ahorro en la factura de la luz puede llegar a ser de un 75%). Si este tipo de instalación es demasiado compleja para tu vivienda, puedes optar por un calentador solar, una placa conectada al tanque del agua que luego distribuye esta agua caliente por la casa. Sirve tanto como sistema de calefacción como de agua caliente.  

¿Cómo optimizar la climatización en tu hogar?

La climatización del hogar no suele ser barata: ya sea por los gastos de gas de la calefacción o los de electricidad del aire acondicionado, es posible que nos llevemos un pequeño susto cuando llegue la factura. Aquí tienes los consejos de Nexdom para ahorrar en climatización:

  • Elige equipos de bajo consumo: si tienes que instalar la calefacción o el aire acondicionado, infórmate bien antes sobre las características de los equipos para asegurarte de que tengan una buena clasificación energética (A, B o C).
  • No olvides los dispositivos de programación y regulación: para que el consumo energético sea el justo y necesario, y no excesivo, elige equipos que te permitan programar y regular la temperatura.

sistemas de calefacción

  • Mejora el aislamiento de tu hogar: es importante que las ventanas, las puertas y las paredes, suelos y techos estén bien aislados para que no se escape el frío o el calor. Las ventanas y las puertas pueden aislarse con silicona, por ejemplo. En el caso de las ventanas, los modelos de doble cristal ayudan a mantener la temperatura.
  • Viste acorde a la estación: si en invierno vas por casa en manga corta y en verano con jersey, estás abusando del sistema de climatización, algo poco ecológico… y poco amable con tu bolsillo. Tendemos a exagerar con la calefacción o el aire acondicionado, cuando su función es conseguir una temperatura agradable. Así que, en invierno, ponte tu jersey preferido y regula la temperatura de la calefacción entre 20 y 22 grados. ¡Es suficiente!

Si necesitas ayuda para decidir qué sistema de climatización necesitas, ponte en contacto con Nexdom. Nuestros especialistas sabrán recomendarte las opciones más adecuadas para tu hogar.

Pide presupuesto