Pide presupuesto
Ver proyectos

Ya hablamos de los baños totalmente blancos, pero no es una novedad que el gris se ha convertido en uno de los tonos básicos para nuestras casas. Con el tiempo, ha ido ganando protagonismo y demostrando sus cualidades porque, para empezar, es un color neutro muy favorecedor que combina fácilmente con otros tonos. Aunque si hay uno con el que siempre funciona es el blanco. Y juntos, son una buena elección para el baño. ¿Quieres saber por qué?

Se trata de una combinación clásica que funciona en todos los estilos y nunca pasa de moda. Juntos consiguen destacar y definirse dentro de sus matices.

El gris, con sus cualidades como color neutro y frío, le da al cuarto de baño un toque de elegancia y sofisticación, mientras que el blanco, según nuestros códigos culturales, da una sensación de orden y limpieza. 

Te interesa: reformas de baños

Baños en gris y blanco tendencia

¿Por qué el gris y el blanco en el baño es una combinación ganadora?

Si el gris y el blanco, ya sea en el cuarto de baño o en cualquier otra estancia, es una combinación que siempre da buenos resultados, es sobre todo cuestión de psicología… ¡Psicología del color! El blanco y el gris son colores distintos, sí (aunque, de hecho, el gris, más que un color, es la transición entre blanco y negro), pero tienen algunos rasgos en común. Ambos son colores que se relacionan con la naturalidad y la calma, así como con la neutralidad. Son colores que inspiran paz y tranquilidad, y por eso son tan populares en el mundo de la decoración.

Por otro lado, están las razones más pragmáticas. El blanco es un color que ilumina y que, por lo tanto, da una mayor sensación de luz y amplitud, algo que siempre viene bien al decorar cualquier estancia. ¡Que parezca más grande nunca está de más! Además, tanto el blanco como el gris transmiten una sensación de orden y limpieza, algo casi más importante en el cuarto de baño.

Luego está la simbología. El blanco es el color del bien, de la inocencia y de la pureza, mientras que el gris se considera el color del aburrimiento… Aunque, por supuesto, esto es muy subjetivo. Si no nos crees, sigue leyendo para ver cómo un baño en blanco y gris no tiene por qué tener nada de aburrido!

Ideas de baños gris y blanco

¿Cómo crear un baño en gris y blanco?

Combina las baldosas del baño

Si tu baño es pequeño, combina las baldosas grandes en tonos gris y deja las demás en blanco. Así haces que el espacio sea visualmente más grande. También puedes combinar superficies embaldosadas con otras enyesadas, cada una de un color; por ejemplo, baldosas blancas en la mitad inferior de la pared y en la ducha y pintura gris para el resto. Otra opción que da buen resultado es combinar dos tonos de gris, uno más claro y otro más oscuro.

Cuando hablamos de baños en gris y blanco, no solo nos referimos a la pintura. Por eso nos gusta tanto proponer a nuestros clientes el microcemento, por sus acabados y porque combina con el blanco a la perfección.  Una opción es elegir un tono gris claro y combinarlo con un suelo gris oscuro. Distintos matices para crear un juego de sutilezas. Con el lavabo y la encimera en blanco tendrás un ambiente más elegante y moderno.

Otra posibilidad es invertir los colores, para conseguir un resultado original e inesperado pero igualmente elegante: En lugar de baldosas grises y los clásicos sanitarios de porcelana blanca, ¿por qué no elegir unas baldosas blancas junto a unos sanitarios de microcemento gris?

Baños en gris y blanco ideas

¿Sabías que también existe el microcemento en blanco? Una idea es revestir el suelo y la bañera con este material para crear una sensación de continuidad y uniformidad. Las paredes, en gris, por supuesto.

Lo positivo de contar con los sanitarios, lavabo, ducha o bañera en blanco, sobre un lienzo en gris, es que puedes añadir otros colores al espacio.  Todos son bienvenidos,

Al ser el gris y el blanco dos colores totalmente neutros, todos pueden combinar. El toque de color puede estar en los detalles, como la jabonera, el vaso para los cepillos de dientes y las toallas, que podrían ser, por ejemplo, de un llamativo azul turquesa o un mostaza. El toque de color puede estar en los apliques y los grifos, que podrían ser, por ejemplo, dorados o negros. El gris y el blanco combinan también con colores menos vistosos, como un rosa palo. Y también podemos añadir color con algún elemento más inesperado, como una planta. Los helechos y otras plantas que necesitan humedad suelen prosperar en estancias como el cuarto de baño.

nexdom-reformas-baño

El gris y el blanco también combinan a la perfección con la madera, por lo que son una combinación ganadora también si tenemos suelo de parqué.

Baños en tonos gris y blanco inspiración

Combina el gris y el blanco con otros elementos coloridos

Por este mismo motivo, el mosaico hidráulico es ideal para aportar color a un baño blanco y gris. Otra forma de jugar con el blanco es a través del suelo. Piensa en materiales como el mármol travertino si quieres dar más calidez a tu baño funcional y contemporáneo. 

Elige un espejo original para dar un toque especial al baño.

Puede ser el elemento con el que dar una pincelada de color a la estancia, o puedes elegirlo en un gris diferente, más oscuro o claro que el resto, para que destaque. Una buena opción es el dorado envejecido, que, en un espejo, aporta un toque de color sin restar en elegancia.

Más ideas de baños originales aquí

Inspiración baños en blanco y gris

Apuesta por los colores en los detalles

Y, hablando de elementos coloridos, decorar tu cuarto de baño en gris y en blanco no significa que debas renunciar al color. Tanto uno como el otro funcionan perfectamente como un lienzo sobre el que despegar nuestra paleta de colores preferida. Al ser colores neutros, ¡combinan con todos! Puedes añadir dorados o cobres en los grifos y los apliques, como te sugeríamos antes, o incluso en los bordes de un espejo… O puedes incluso utilizar los elementos textiles, como las toallas, la alfombrilla o la cortina de ducha, para aporta el toque del color que prefieras. Puedes elegir un verde o un azul turquesa para conservar la sensación de calma, o buscar un toque más disruptivo con un rosa fucsia, un rojo o un naranja, que junto al gris es una combinación que siempre funciona, pese a ser arriesgada.

Baños en gris y blanco tendencia

Gris y blanco. Dos palabras destinadas a encontrarse en el baño. Ambos dan sensación de amplitud y aligeran visualmente el peso de las piezas más voluminosas. Los que creen que es una combinación muy fría, no saben que gracias a las fibras naturales, se pueden sumar toques cálidos y, de paso, romper con el monocromatismo. Por otra parte, hay blancos y grises más cálidos, como el blanco hueso o el gris rosado. Además, multiplican la luz de forma milagrosa. No es extraño porque el blanco es el color más luminoso de la paleta cromática pero el gris, también consigue ese efecto.

Baños gris y blanco ideas

Puedes empezar con la pintura pero como has visto en este artículo, hay otro tipo de cambios que tienen un gran efecto. 

¿Tú también dices sí a los baños en gris y blanco?

Pide presupuesto