Las cocinas ocultas fueron creadas esencialmente para cubrir las necesidades de instalación de una cocina en espacios realmente pequeños, en los que cada decisión resulta fundamental para conseguir algunos centímetros más. 

 

Apuesta por una reforma de cocina para optimizar el espacio. ¡Pide presupuesto ya!

 

A pesar de ello, en la actualidad, son muchas las propuestas de cocinas abiertas al salón y el comedor que se diseñan también como cocinas ocultas para crear espacios homogéneos y despejados. Aunque pueden permanecer invisibles, este tipo de cocinas, total o parcialmente ocultas, están completamente equipadas y perfectamente diseñadas para albergar todos los elementos que componen una cocina tradicional.

Estas propuestas mantienen un orden impecable en la superficie en la que se ubican, aprovechando al máximo el espacio, en áreas de reducidas dimensiones. Pueden utilizarse también en viviendas que precisen una segunda cocina, en espacios polivalentes y porches.

 

Sistemas y estructuras para ocultar la cocina

Existen distintos tipos de sistemas para ocultar la cocina, entre los que destacan los cerramientos de persiana vertical, perfectos para cocinas mini que requieren una estructura exterior ligera que oculte el interior; las puertas basculantes, ideales para diseñar cocinas ocultas de corte contemporáneo, que pueden estar fabricadas en infinidad de materiales (lacados, planchas de acero, etc.) y generalmente se articulan mediante un motor que abre y cierra la estructura basculante, y las abatibles, que permiten crear un espacio que pase totalmente desapercibido, ya que pueden pintarse en el mismo tono que las paredes. 

 

En lo que respecta a las cocinas ocultas con puertas o persianas, en realidad, las opciones son infinitas. Puedes optar por este motor del que te hablábamos o por un sistema manual, perfectamente cómodo si el material elegido es ligero (y, como te decíamos, las opciones de materiales son infinitas). Puedes elegir el tipo de puerta que más te guste: tipo armario, más vintage y con un aire encantador de casa de muñecas, una puerta corredera de inspiración japonesa, o una puerta de acordeón, al más puro estilo de una caravana. Además de convertir la cocina en un elemento sorpresa y de ayudarnos a ganar espacio y sensación de orden (no olvidemos que la cocina suele ser la estancia más caótica de la casa, así que a los amantes del minimalismo a buen seguro les entusiasma la opción de esconderla), pueden convertirse en un bonito elemento decorativo. Si antes te recomendábamos pintarlas del mismo tono de las paredes, ahora te sugerimos exactamente lo contrario: ¿por qué no usarlas como lienzo para un bonito mural?

Otras puertas posibles para ocultar tu cocina son las escamoteables, parecidas a las de acordeón, pero que se ocultan a los lados de la cocina, o las puertas abatibles de apertura horizontal, que se abren de forma parecida a la puerta de un garaje. Como ves, ¡hay opciones para todos los gustos!

 

Descubre la nueva gama de cocinas exclusivas de Nexdom para crear la cocina perfecta

 

Cocinas ocultas y mobiliario flexible

Mobiliario flexible para la cocina

El mobiliario flexible de las nuevas propuestas de cocinas añade versatilidad a cada diseño para adaptarse a cualquier tipo de superficie. Estos programas de cocinas de nueva generación se componen de módulos independientes, columnas y paneles de pared que permiten generar fluidez en espacios diáfanos, abiertos al salón y el comedor. Existen también opciones de penínsulas o islas de cocina con ruedas, fácilmente transportables para que hagan las veces de mesa, ya sea principal o auxiliar.

 

Distribución en equilibrio: apuesta por el diseño funcional y estético

Como en cualquier tipo de cocina, abierta o no, la distribución dependerá esencialmente de la forma del espacio y de la ubicación de elementos fijos como puertas, ventanas, columnas y otras piezas estructurales, a lo que se deberá de añadir la distribución de la zona de estar y el comedor, ambientes que comparten la misma superficie. En cualquier caso, una cocina oculta es especialmente aconsejable en apartamentos o lofts basados en el open concept, es decir, en cocinas abiertas o americanas, situadas en la misma estancia en la que está el salón comedor. Una cocina oculta puede ser la solución ideal si el open concept te ha dejado de buscar y necesitas un cambio pero no tienes ganas de hacer una reforma o no quieres instalar un tabique y perder la luz natural de la que disfrutas a la hora de cocinar.

La distribución ideal para tu cocina

Con la distribución lineal se dispone sobre la pared más larga del espacio todo el equipamiento necesario, tanto para la zona de la cocina como para el salón o el comedor, de modo que se aprovecha al máximo el espacio disponible. La distribución en hilera, similar a la lineal, es perfecta para superficies rectangulares con una pared lateral con ventanales. De este modo, cada ambiente contará con luz natural. La distribución en ‘L’ es la mejor propuesta para cocinas abiertas ubicadas en una de las esquinas del espacio general que comprende también la zona de estar y el comedor.

Cuando se añade una isla o una península de cocina, se delimita el área destinada a la cocina sin perder amplitud visual, luminosidad ni zona de almacenaje. Otra ventaja de estos elementos es que, además de ampliar la superficie disponible para cocinar y hacer elaboraciones, nos sirven como mesa para comer, lo que nos puede ayudar a aprovechar mejor el espacio. Con una isla o península de cocina, podremos prescindir de la clásica mesa para comer presente en muchas cocinas, ya que con algunos taburetes cumplirá la misma función.

Si necesitas ayuda para las reformas de tu cocina, no dudes en contactar con los profesionales de Nexdom.