El estilo industrial tiene varias décadas de historia, pero sigue aportando frescura y modernidad, pues comparte ese aire atemporal de otros estilos como el nórdico o el minimalista, con los que está muy relacionado. Precisamente por sus características, es en el salón donde la decoración industrial aprovecha al máximo sus ventajas y sus mejores rasgos. Si buscas inspiración industrial para decorar tu salón, este artículo es para ti. 

Te interesa: 10 claves para acertar con el estilo nórdico

Guía para acertar con la decoración minimalista

¿Cuáles son las características del estilo industrial?

La palabra “industrial” nos remite irremediablemente a fábricas, naves y polígonos industriales… y es que esa es precisamente la base de este estilo, que se inspira directamente en el aspecto de las antiguas fábricas y naves industriales: se trata de un estilo que precisa de espacios grandes y mucha luz natural y que convierte elementos estructurales como las vigas o las columnas en elementos decorativos. La clave es decorar sin tener, aparentemente, intención de hacerlo, por lo que se priorizan materiales naturales como la madera, el hormigón, el acero o el hierro. Como el minimalismo, se trata de un estilo en el que prima la funcionalidad.

¿Necesitas una reforma parcial para acondicionar tu casa? ¡Te asesoramos!

Ideas de decoración industrial para el salón

Si te gusta el estilo industrial, el salón es probablemente la habitación ideal para ello. Aquí tienes varias ideas y propuestas que te encantarán:

Paredes de ladrillo

Nada encaja tanto en un estilo industrial como las paredes de ladrillo: recuerda que el efecto que buscamos en nuestro salón de estilo industrial es que parezca una fábrica reciclada en vivienda, un espacio reaprovechado. Si tienes una preciosa pared de ladrillo, ¡que no se te ocurra enyesarla! Y si, además, en el espacio en el que instalarás el salón hay otros elementos estructurales como columnas o vigas de hierro, mejor que mejor.

Inspiración: tendencias para combinar el ladrillo visto

Open concept

Por supuesto, los tabiques son algo completamente alejado de la decoración industrial. Tu salón quedará mucho mejor si tiene un diseño abierto, es decir, si está integrado con la cocina y el comedor. De este modo, la sala parecerá más grande y se aprovechará mejor la luz natural, dos características importantes de este estilo.

Más inspiración: cambia la distribución de tu hogar y apuesta por el espacio abierto

Muebles grandes y de madera maciza…

Pocos elementos y con carácter: una máxima básica si quieres un salón con decoración industrial. Elige una mesa de madera maciza grande y espaciosa y colócala en un lugar prioritario de tu salón-comedor. Elementos de otros materiales propios del estilo, como, por ejemplo, unas gruesas patas metálicas, son más que bienvenidos.

…O de color

También puedes utilizar otros materiales. Aunque los colores propios del industrial son los neutros, es un estilo que permite el eclecticismo y en el que quedan muy bien los toques de color. Puedes combinar tu mesa de madera maciza con sillas de color de inspiración nórdica o con las míticas sillas Tolix, clásicas de este estilo y disponibles en multitud de colores, también neutros.

Tendencias en salones modernos

Recicla y reutiliza

El estilo industrial tiene la funcionalidad del minimalismo pero admite (y casi pide) unos acabados más toscos, por eso es perfecto para reciclar materiales y piezas que no uses. No dudes en sacar tu lado más creativo: mesitas de centro hechas con grandes cajas de madera o planchas de acero, sofás o estanterías hechos con palés… ¡Todo es posible!

Lámparas con personalidad

Aunque la luz natural es esencial en un buen salón industrial, no subestimes la importancia estética de una buena lámpara de techo. Se trata del elemento ideal para incorporar el acero, uno de los materiales clave de este tipo de decoración. Una lámpara bien elegida dará el perfecto toque final.

¿Te has decidido? ¡Pídenos presupuesto!

Como ves, la decoración industrial en el salón es elegante, funcional… e incluso sostenible. Es perfecta para espacios diáfanos… ¡y para mentes creativas!