Ideas vestidores abiertos

Todos lo hemos deseado alguna vez y aparece en casi todas las películas que nos hacen soñar. Pero es que además, se trata de una de las soluciones más prácticas para organizar nuestra ropa e inspirarnos cada mañana, cuando llega el temido momento “no sé qué ponerme”. El primer dilema nos lleva a escoger entre vestidores o armarios pero si tienes la posibilidad de crear un vestidor abierto en casa, no te lo pienses dos veces. Sus ventajas son infinitas y tomarás una de las mejores decisiones para tu día a día.  

¿Quieres un vestidor abierto? ¡Descubre cómo podemos ayudarte!

Para empezar, los vestidores abiertos son mucho mejor que el armario más completo que te puedas imaginar. Ahora son tendencia y los estamos viendo en muchos proyectos, pero lo cierto es que nunca pasa de moda contar con un espacio así. Por eso, no es de extrañar que cuando te acostumbras a uno de ellos, ya no te planteas otra forma de almacenaje. Tenerlo todo a la vista es sinónimo de muchas ventajas. Con estas ideas, puedes conseguir un vestidor que además, también sea original. ¿Hay algo más inspirador?

Ideas para tener un vestidor abierto

Las ventajas de los vestidores abiertos

Como te decíamos, tener un vestidor abierto tiene muchas ventajas. Ya te hemos sugerido algunas en las líneas anteriores, pero te las explicamos todas a continuación:

  • Es una fuente de inspiración: como te decíamos antes, ver toda tu ropa expuesta y ordenada te facilitará mucho responder a la pregunta «¿qué me pongo hoy?». Ordena tu vestidor por colores o por tipos de prenda e instala un espejo de cuerpo entero para probarte todos tus modelitos sin tener que salir de la habitación.
  • Ayuda a mantener el orden: a todos nos ha pasado. No encuentras esa camisa por ningún sitio o un día, haciendo limpieza, descubres que tenías unos pantalones negros casi idénticos a los que te acabas de comprar, pero estaban… Sí, exacto: en el fondo del armario. Con un vestidor abierto esto no te volverá a pasar, ya que todo está a la vista y, con la luz encendida, es mucho más fácil de encontrar. Por supuesto, también está la otra cara de la moneda: tener un vestidor abierto te ayuda a mantener el orden, pero también te obliga a hacerlo… Ya que, si no es así, el desorden quedará totalmente a la vista.

Más inspiración: Cómo incorporar una bañera en la habitación

Ideas para tener un vestidor abierto

  • Ganamos amplitud: un armario es un mueble muy voluminoso. Ocupa mucho espacio y, según la forma y el tamaño de la habitación, puede estropearla por completo. Con un vestidor abierto podrás olvidarte de esa sensación de claustrofobia que puede llegar a provocar un armario grande. 
  • Es la solución ideal para distribuciones incómodas: este es un problema desconocido para aquellos que viven en pisos de nueva construcción, pero para quien viva en un piso antiguo las distribuciones «extrañas» no serán ninguna excepción. Las realidades de las décadas pasadas influían en el diseño del interior de los hogares: por ejemplo, había más habitaciones y más pequeñas y se tendía a tener la superficie más compartimentada, mientras que ahora preferimos espacios más diáfanos que permitan que circule la luz natural. Si vives en un piso antiguo, un vestidor abierto puede ser la solución perfecta a ese cuartito que usas como trastero porque no sabes qué otra función darle. Si lo conviertes en tu vestidor, podrás quitar el armario del dormitorio principal y ganar espacio. El mismo principio sirve para, por ejemplo, buhardillas mal aprovechadas: acondicionarlas e instalar estanterías, burras y cajoneras puede ser la solución perfecta.
  • Olvídate del cambio de armario: a la mayoría de nosotros nos toca enfrentarnos, dos veces al año, al temido cambio de armarios, en el que cambiamos la ropa estacional de los estantes más altos a los más accesibles. Es una oportunidad inmejorable para hacer limpieza y deshacernos de ropa que ya no usamos, pero no nos engañemos… Es una tarea larga y pesada y que, además, no podemos elegir con libertad cuándo hacer, ya que es el cambio de temperaturas el que marca los tiempos. Con un vestidor abierto lo bastante grande, podrás olvidarte de ella para siempre. 
  • ¡Tendrás un armario a la última moda! Los vestidores abiertos son tendencia y, aunque no es la razón más pragmática de la lista, vivir en un espacio moderno siempre es de lo más agradable.

Ideas para separar ambientes y ganar espacio en casa

Habitación con vestidor abierto

¿Cómo organizar un vestidor abierto?

Aprovecha bien los espacios de los que dispones para tu vestidor 

  • La iluminación es fundamental. Una hilera de focos empotrados en el techo es una buena idea para iluminar este espacio sin hacer sombra.
  • Para los que prefieren que esté abierto a medias, o solo en algunos momentos, hay varios recursos decorativos. El más sencillo es instalar una cortina, si arrastra quedará mejor y si es de colores claros dará más más luz al espacio. La otra opción es crear una puerta corredera de cristal. Con este elemento, puedes separar espacios entre el vestidor y el resto del dormitorio, especialmente cuando es pequeño y no quieres perder amplitud.
  • Quitar las puertas de los armarios es otra forma de conseguir que este mueble se convierta en un vestidor abierto. Así podrás aprovechar su estructura interna. Un cambio de apariencia radical en un sencillo paso.

Busca pequeñas soluciones para ahorrar espacio

  • Conseguir un vestidor abierto es más fácil de lo que parece, especialmente si tienes un espacio diáfano. Solo tendrás que colocar unos muebles bajos para poder dejar zapatos o cajas con ropa interior o accesorios, por ejemplo. Con unos colgadores y baldas encima de ellos, obtendrás un extra de almacenaje para la ropa que necesita percha. Es la fórmula perfecta y más rápida.
  • Una pared es más que suficiente para instalar tu vestidor abierto. Las baldas son una solución perfecta en el caso de que el espacio sea reducido porque ocupan menos espacio que los cajones. También puedes poner un espacio con una barra para colgar las prendas. Si necesitas guardar cosas pequeñas, elige cajas o cestas decorativas. Con planificación e ingenio, puedes crear este vestidor desde el suelo hasta el techo.
  • A veces, las ideas más sencillas son también las más prácticas y en Nexdom, nos gusta tenerlas en cuenta.  Solo hace falta fijarse en los burros, que nos permiten colocar la ropa e incluso los accesorios, pues algunos incluyen unos estantes para ello. Una reinversión del vestidor que además, por su apariencia minimalista, es perfecto para apartamentos pequeños.
  • Y por último, si dentro del espacio no hay opción de crear un vestidor, puedes buscar otros lugares como, por ejemplo, un pasillo. Normalmente creemos que no tiene muchas opciones de uso pero esta es una buena forma de utilizarlo. Le sacarás todo el partido si aprovechas las dos paredes. Coloca módulos de suelo a techo con barras, cajones y baldas. En este caso, lo importante es dejar el espacio suficiente para pasar y utilizar el vestidor de forma adecuada (al menos unos 90 cm).

Como tener un vestidor abierto

¿Y si el pasillo es muy estrecho? No descartes esta propuesta. Simplemente, aprovecha una sola pared.

Ten claras tus necesidades de almacenaje 

Otro de los aspectos clave a la hora de crear vestidores abiertos es tener en cuenta lo que vas a guardar. El tipo de prendas o el uso que les das puede influir a la hora de distribuir y pensar el diseño. Así que, un consejo que siempre compartimos es que plantearse ordenar las cosas por categorías. En una zona las camisetas, en otra los jerséis y las prendas de punto y finalmente, las prendas de abrigo. También reservaremos un espacio para los zapatos y las botas. Cada cosa necesita un módulo diferenciado, pues es mejor que las chaquetas se cuelguen y los jerséis se doblen y se coloquen en baldas.

Las 5 dudas más frecuentes a la hora de crear vestidores abiertos

¿Cómo deben ser los cajones que incluya?

Se recomiendan cajoneras de 55 a 75 cm de altura, que se corresponden con 3-4 cajones. no existe una medida estándar para los cajones, pero normalmente, la altura oscila entre 25-28 cm. De todos modos, dependerá de las necesidades y de qué quieras guardar en los cajones. Por ejemplo, los jerséis de invierno pueden guardarse tanto en cajones como colgarse en perchas, según lo que prefieras. Si te decides por los cajones, quizá necesitarás algunos más anchos para que te quepan bien.  

¿Y las barras? 

Aunque se trata de adaptar el vestidor, para camisas y chaquetas lo recomendable son 110cm de alto; y para vestidos largos, unos 180cm. 

Accesorios extraíbles, ¿sí o no?

Definitivamente, sí. Por ejemplo, las baldas extraíbles son muy recomendables para camisetas, camisas o zapatos. Mejor ponerlas desde mitad del armario hacia abajo, que es dónde son accesibles. 

¿Qué hacemos con los zapatos?

En los vestidores abiertos también hay espacio para ellos. Podemos crear un rincón mediante baldas abiertas o extraíbles, en función de tus gustos y necesidades. Igual que con la ropa, pon en lugares más accesibles aquellos pares que más utilices.  

¿Cuál es el mejor material para el fondo del vestidor?

Aunque no es la parte con más protagonismo, porque no se va a ver del todo, proponemos laminados estratificados porque son resistentes, fáciles de lavar y más económicos que los de chapa natural. Mejor en un acabado claro para que la ropa destaque y haya más sensación de amplitud.

Inspiración de dormitorios perfectos para relajarte

Ideas para vestidores abiertos

Y más allá de ayudarte en la reforma y creación de este proyecto, todavía podemos darte un truco estético para que te guste más el resultado final: si organizas la ropa por colores te gustará más.

Con estas ideas, ha quedado demostrado que no hace falta disponer de una sola habitación para tener un vestidor abierto. Se trata de encontrar el sistema que más se adapta a tu dormitorio y dedicar un espacio para el almacenaje. Ordenar la ropa nunca ha sido tan divertido. ¡Contacta con nosotros para crear el vestidor de tus sueños!